1.10.14

Edelweiss, la flor del valor y el coraje

Pues de nuevo estoy por aquí después de unos días muy, muy intensos de fiestas. Los que tenéis pueblo lo entenderéis, ha sido desconexión total del mundo. Cuatro días con familia y amigos, de reencuentros, de risas, de disfraces, de agujetas, de bailar, de pocas (muy pocas) horas de sueño, de comer y beber mucho más de la cuenta... Y ahora sólo nos queda contar días para que lleguen las del 2015, hoy con más sueño y cansancio de lo normal.

Retomamos las entradas en Bodas a Mares con una flor muy especial conocida como flor de las nieves, relacionada con el valor y el coraje, es la flor nacional Suiza y además está muy, muy protegida. Se trata de Edelweiss (Leontopodium alpinum), su nombre en alemán significa "blanco puro".

Esta pequeña flor crece en las praderas alpinas y prácticamente ha desaparecido por su larga recolección. Es bastante más complicado encontrarlas que en décadas pasadas y ha tenido que ser protegida. En España está prohibida su recolección, sólo se localiza en el Parque natural de Sierra Nevada, el Pirineo, sobre todo en el Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido (del que es su símbolo), y raramente en las montañas del norte de León.

¿Pero por qué os hablo de esta flor en un blog de bodas? Su belleza y fortaleza han alimentado muchas leyendas y misterios: Como el amor, la flor del edelweiss espera en algún lugar recóndito y prácticamente inaccesible a que alguien la descubra para llevársela a casa. Por esta razón muchas novias deciden que su ramo tenga algunas de estas preciosas flores. 

Se la considera un símbolo de valor y coraje. La leyenda más extendida cuenta que los hombres que pretendían probar su amor tenían que subir más de 2.000 metros para conseguir una y entregarla a su amada. También se dice que tomó su color de la luna, y que es capaz de huir de los esfuerzos de los hombres que la persiguen, elevándose cada vez más en la montaña. Representa el amor eterno.

La edelweiss vive camuflada. Se esconde bajo la apariencia de una sola flor, cuando en realidad es un conjunto de diminutas florecillas que han evolucionado y crecen agrupadas para sobrevivir.

Llegó a venderse incluso seca como souvenir, y ha estado al borde de la desaparición. Desde el año 2.000 se consiguió cultivar a menor altura, en el cantón de Valais, al suroeste de Suiza. Utilizan semillas seleccionadas y la cosecha, que dura unos ocho días, debe recogerse a mano, flor a flor. He leído que es muy difícil encontrarla, pero lo cierto es que buscando en internet he encontrado viveros donde las tenían. Podéis preguntar en vuestra floristería y en centros de jardinería por sus precios, época y resistencia.

En la película de Sonrisas y Lágrimas, cantan la canción titulada Edelweiss, que se considera un segundo himno austriaco. Para acabar os dejo un vídeo para escucharla.

¿Qué os ha parecido esta preciosa planta y sus leyendas?

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada