20.10.14

Érase una vez... i-Blue Photography

Empieza la semana en el blog y vengo con mucha fuerza. Ha sido un finde muy intenso, lleno de momentos y personas muy especiales. Ya os iré contando. Pero antes tenemos la primera entrevista en el blog.
Hace algunas semanas, por casualidad (como se suelen encontrar las cosas que más impactan), descubrí la fotografía de i- Blue. Me encantó todo lo que vi, trabajos con muy buen gusto, fotos modernas, divertidas, con unos colores preciosos y cargadas de historias y emociones, como verdaderos cuentos.
Y hablar de i-Blue es hablar de Jéssica González. Hoy os invito a conocerla un poco más en Bodas a Mares.

- Bienvenida al blog, Jéssica. Nos encantaría conocerte un poco más y saber cómo llegaste al mundo de la fotografía.

Hola a todos. Mi relación con el arte comenzó cuando yo era muy pequeña, lo típico de la "niña pintora", siempre me gustó dibujar y crear. Así que, como no, acabé estudiando Arte, lo cual desembocó en Fotografía. Mi pasión desde el comienzo fue la moda, he trabajado en agencias de publicidad y moda, he hecho catálogos para varias marcas, pero poco a poco me harté de ese mundo, al ver su plasticidad. Entendí que la moda era para mis ratos libres y mis proyectos propios, pero no para dedicarme a ello. 
En 2011 nos planteamos embarcarnos en una empresa y en 2012 se hizo realidad. La fotografía para mí era un mundo nuevo y he de decir que nunca he querido dedicarme a bodas, pero poco a poco me han ido gustando más y más hasta el punto de que dedico cada minuto de mi tiempo a ello, inventando nuevas ideas, plasmando las mejores prosas de cuento en las dulces tomas que salen de mi pequeña cámara.

- ¡Vaya! Así que lo del arte te viene desde muy pequeña. ¿Y cuál fue tu primera cámara de fotos y cuándo te la compraste?

 Mi primera cámara de fotos reflex fue una Minolta analógica. Me encanta la fotografía analógica y aún la conservo, cuando puedo hago mis cositas en analógico.

- Ya nos has contado un poquito y sabemos que al principio que no te interesaba demasiado el mundo de las bodas, pero ¿por qué enfocaste tu carrera en este mundo?

Primero fue por probar, tantear el mundo de bodas, ver el mercado, después fue por entusiasmo y ¿por qué no? Algo diferente. ¡Ahora adoro el tema de las bodas!

- Sí, la verdad es que las bodas tienen algo que atrapan. Si buscamos por internet aparecen miles de fotógrafos de bodas con estilos y precios muy diferentes. ¿Qué hace a tus fotos únicas? ¿Cuál es tu estilo?

Mi estilo es tipo cuento, vintage y alternativo, odio las fotos de altos contrastes. Para mí la fotografía de boda tiene y debe de ser soft, de tonos pasteles y encanto por doquier. Tampoco creo que la fotografía necesite esos ultra enfoques de "te veo hasta el último poro de la cara". Para mí la fotografía de boda es más emotiva, no tan técnica.

- Creo que este año has realizado unas 30 bodas en la temporada. Mucho trabajo. ¿Sigues sintiendo nervios antes de cada boda?

Lo mío es que no es normal, creo que a veces estoy yo más nerviosa que las novias, hay noches que ni duermo, y no, no es coña para nada. Me pongo nerviosa porque quiero que todo salga perfecto, que no haya nada que estropee ese día tan magnífico.

- Eso dice mucho de ti y de cómo planteas tu trabajo, haciendo que cada pareja de novios sea especial. Sentir nervios a estas alturas significa que te importan y que quieres hacer bien tu trabajo. Y ¿te emocionas en las ceremonias?

A tanto no llego ya, menos mal, porque ¡ya lo que me faltaba! Toda la emoción que puedo sentir intento trasmitirla en mis fotografías, pero aún no he soltado ninguna lagrimilla en ninguna boda.

- Un buen método para reflejar las emociones en tu trabjo. Me gustaría conocer alguna anécdota curiosa que te haya pasado en alguna boda.

Anécdotas problemáticas hemos tenido la suerte de no tener ninguna (y espero que sea así por mucho tiempo). Una anécdota graciosa fue en una boda de esta temporada, la novia entraba detrás de los niños, como de costumbre, y de pronto en la puerta de la iglesia, en niño se sienta y decide que es mucho mejor jugar con los pétalos y hacer un huerto que ir delante de la novia. Tuve que aguantarme la risa, lo bueno, que la novia se lo tomó muy bien y fue la primera que se adelantó al niño y lo dejo jugando. Cosas de críos.

- Sí, los niños son así de especiales, ellos deciden en el ritmo de los acontecimientos según sus necesidades. Con tantas bodas vividas supongo que recordarás alguna de una forma más especial.

La verdad es que para mí, muchas de mis novias, son casi amigas, pues mantengo un trato con ellas durante todo el año. Muchas de las bodas que he realizado este año son especiales e irrepetibles, porque cada boda es un cuento con "Erase una vez..." y "comieron perdices y vivieron felices". Creo que de cada una de ellas me quedo con un trocito de la boda. 
Pero si he de recordar a alguien puntual, me acordaría de Lucía y Chema, no porque su boda sea mejor que otras que hemos realizado (que nadie se ofenda), sino que fueron nuestros primeros novios con I-BLUE, nos contrataron tan solo viendo trabajos de moda pues aún no teníamos web de bodas. Los padres de Lucia viven justo al lado del local y , cuando entraron, estábamos llenos de pintura y todo manga por hombros, pues ni siquiera estábamos abiertos y aun así decidieron contar con nosotros. Les estaremos eternamente agradecidos por ello.

- ¿Os desplazáis por toda España para realizar bodas? ¿Y al extranjero?

Por ahora me quedo aquí, en España y sobretodo en la Costa del Sol. Pero no descarto en un futuro hacer bodas en el extranjero, de hecho me encantan las bodas americanas. ¡Lo retro y vintage se palpa en cada detalle!

- Con tanto trabajo y tanto viaje, supongo que será difícil compaginarlo con la vida familiar, sacrificando además fines de semana y festivos.

Este trabajo es bastante difícil de llevar sobretodo porque yo trabajo todos los días, no sólo los fines de semana. Es agotador, la verdad. Cuando llega el final de temporada estás ya off totalmente, pero sí que es cierto que hay que sacar fuerzas de donde sea y dar lo mejor de ti en cada boda. Por ahora, como me encanta, no tengo ningún problema por sacrificar los fines de semana y demás, lo que más pena me da es la gente que no valora todo el esfuerzo que hay detrás de un fotógrafo (que se lo curra claro, no el que haga click y punto). En mi caso estoy pendiente de las novias casi todo el tiempo desde la contratación, cualquier cosa que se me ocurre se lo comento, ya sea de fotografía, decoración o cualquier otro consejo. Después, el día de la boda mi lema es: "A mí no se me ve". Odio los fotógrafos que agobian a las novias con ponte aquí o allí y haz esto o lo otro, para mí todo debe fluir y ser natural. La edición para mí es fundamental, además hacerlo bien para que los retoques den vida a la foto pero que no se note, parches y pegotes no gracias. Además del montaje del álbum el cual hago que cada uno sea único y muy personal. La gran baza con la que juego en mi vida es que mi pareja es mi compañero de trabajo, el videógrafo, con lo cual en muchos casos es muy bueno y en otros no tanto, ya me entendéis...

- Sí claro que te entendemos. He de decir que los vídeos son también una maravilla, así que mi enhorabuena para él también. ¿Y tenéis algún reto en mente para los próximos meses?

Mi próximo reto es ofrecerle a las novias cosas que no puedan encontrar en tiendas físicas o que sean muy caras, como de decoración, tener un servicio de alquiler de atrezzo. Y de cara a la fotografía mi próxima meta es hacerme con más material con el que poder trabajar y llevar a cabo un pre o post boda muy especial que tengo en mente.

- Pues ya nos descubrirás cuando llegue el momento esa sesión tan especial, espero que la compartas con todos nosotros. Para acabar me encantaría que dieras algún consejo a las parejas que preparan su boda y aún no han elegido fotógrafo.

Mi consejo es que por más caro no es mejor y, a veces, por gastarte muy poco dinero después el resultado es nefasto. Que se dejen guiar por lo que les gusta y no sólo por las tarifas que tengan. Al fin y al cabo, de todos los detalles que se preparan para una boda durante un año o más, las fotografías y el vídeo es lo que queda para el recuerdo.

- Ha sido un placer conocerte y que me trasmitas todo el amor que sientes por tu trabajo. Toda esa pasión se refleja en cada una de tus fotografías. Espero poder colaborar con vosotros en el futuro. Gracias de corazón.

Si estáis buscando fotógrafa y aún no os habéis decidido, echad un ojo a su trabajo en: i-Blue BodasOs tratarán mucha amabilidad y profesionalidad, adaptándose a vuestras necesidades y presupuesto. Son malagueños, pero se desplazan a toda España.

¡Daos prisa, ya están cerrando muchas bodas para 2015!






  



  






 



Descubre mucho más en su web: i-Blue.

¿Qué os parecen las fotos de cuento de Jéssica González?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada