14.10.14

La boda de Laura y Manu

Espero que esteis animados, porque hoy tenemos una boda con mucho carácter y mucha, mucha música. Estos novios llenaron cada momento y detalle de su boda con su personalidad. ¿El resultado? Una boda increíble. Pero mejor opináis vosotros después de asistir a la boda de Laura y Manu.

Se casaron el pasado 21 de junio en Madrid. Tanto la ceremonia como la celebración tuvieron lugar en el Hotel Monte Real. Tenían claro que de las fotografías  se encargarían Cmtz fotógrafos, Carlos Martínez y Beatriz Ahijado, quienes también les realizaron una increíble sesión postboda en Galicia.

Para las invitaciones confiaron en su amigo Leo que hizo un diseño automontable, muy original y una verdadera obra de arte. ¡Muchos invitados la tienen expuesta en su casa!




El vestido era una modificación del modelo Verona, de la colección Vintage de Whiteday by Jose María Peiró. Y  la manera de encontrarlo tiene una bonita historia detrás. Laura se había probado el modelo Camargue en una tienda de Madrid y se había enamorado de él, pensó incluso irse a la tienda de Barcelona del diseñador a comprarlo, ya que el trato de la tienda en Madrid fue horrible. Una amiga le insistió en acudir al outlet de Dress Bori en Madrid y, cuando llegaron, se desilusionaron un poco porque había muy pocos vestidos de su estilo. Cuando ya se iban a ir, al fondo, vio su vestido y lo identificó inmediatamente. Le quedaba perfecto de talla y hasta de largo, era como si hubiera estado esperándola. A Laura no le gustan los vestidos palabra de honor y este tenía unas mangas desmontables, una puntilla preciosa con motivos florales y una espalda espectacular. Además, el tejido resultó ser lino y algodones naturales sin blanquear, orgánicos y sin químicos, algo muy importante para Laura. Por si todo esto no hubiese sido suficiente, el que la tienda fuera de Zaragoza para ella también tenía un significado especial. Su abuelo, que murió en 2001, les llevaba una vez al año a la capital aragonesa a comer. Lo compró, fueron a hacer los arreglos y a recogerlo un mes antes de la boda con su madre, su abuela, su tía y sus primas. Muy simbólico y una bonita forma de recordar a su abuelo.



Encontrar los zapatos fue un poco más difícil. Buscaba algo estilo años 20, en dorado, cómodos y que fueran de piel sintética por motivos éticos. Y entonces encontró a Emilio Badiola (Calle Alcalá, 100), que realizan zapatos por encargo y totalmente a medida. Completó su look con una pulsera, regalo de sus tíos, y en la muñeca el anillo de su abuelo anudado.

Para acabar de estar radiante acudió al Centro de Estética de Pilar Cano, quienes acertaron de pleno en la prueba con lo que Laura buscaba. También se realizó algunos tratamientos las semanas previas a la boda para estar estupenda.


Manu se hizo el traje a medida en Confecciones Peramo, una sastrería recomendada por amigos. Lograron compaginar muy bien la idea del smoking con pantalón pitillo y se portaron con él de forma extraordinaria. Los zapatos los encontró en una tienda de su barrio. Los tirantes, la pajarita y el pañuelo los compraron en Soloio, regalo de la abuela de Laura. Para los gemelos dieron más vueltas, eran un regalo de sus tíos y al final los encontraron en una tienda pequeñita cerca de su casa.




De todos los detalles florales y del ramo se encargó Javier de Flores Borealis. Le conocieron por el hotel y sus propuestas les gustaron mucho. Predominaban los colores verdes y beige, colores de la boda junto con el dorado, e incluyó unos retales del bajo del vestido para sujetar el tallo.

Los novios realizaron un first look.
"Fue genial, porque te puedes concentrar en el otro, sin invitados ni nada más a donde mirar. Además el hotel tenía unos lugares estupendos donde recrearlo y fue una tranquilidad total poder entrar juntos del brazo al jardín donde nos esperaban todos para la ceremonia."


Para la ceremonia tuvieron la suerte de contar con Mamén Navarro, toda una profesional que lleva más de 30 años oficiando bodas no religiosas, de ella surgieron las conocidas ceremonias de la arena y la luz. Se la recomendó la comercial del hotel y fue un acierto total, encantó a todo el mundo.
Las alianzas muy sencillas, las colocaron en un portalianzas que era un joyero de la madre de la novia, brocado en plata, forrado de blanco para la ocasión.





Durante toda la boda la música estuvo muy presente, como un hilo conductor, ya lo iréis viendo en diferentes detalles. Además Manu actúa en un grupo. Por ejemplo el seating plan eran vinilos y las mesas las numeraron con nombres de grupos. También hubo un guiño a Galicia, de donde son muchos de sus familiares y amigos, con albariño, hortensisas y alguna que otra sorpresa más.

De toda la comida del banquete se encargó el Hotel Monte Real. Los novios buscaron un lugar con jardín, con alojamiento para sus invitados y que ofreciese un menú vegano. El resultado fue inmejorable. Contrataron un menú compuesto por: Salmorejo, coca de escalibada, sorbete de caipiriña y lasaña de setas.




De la tarta de la boda también se encargó el hotel, incluso del cake toper. Pero sólo fue algo simbólico para el corte, porque el postre era dulce de manzana con crujiente de chocolate blanco y helado de avellana.

Para los detalles de los invitados contactaron con unos amigos que hacen cosmética natural, Bara Cosmetics, quienes prepararon unos paquetitos con tres jabones veganos geniales: violeta, melón y aloe vera. Tuvieron que poner en la etiqueta que eran jabones y no se comían, ¡porque olían tan bien! La otra mitad de lo presupuestado fue para la protectora de animales donde adoptaron a su perra.

Laura y Manu colocaron unas fotografías de sus invitados a modo de libro de firmas. Cada uno debía coger la foto en la que salía y firmarla por detrás. 

Durante la barra libre el novio actuó junto a su grupo y acabaron todos cantando. También quiso sorprender a Laura con la canción "Oração", del grupo A banda mais bonita da cidade, que le encanta. Mandó el vídeo a varios de sus amigos, se aprendieron la canción y uno a uno fueron uniéndose en el tema. ¡Toda una sorpresa!


La barra libre acabó con la canción 'Miña terrra galega'.




"Nuestra boda fue una fiesta. Es verdad que todo el mundo se emocionó en la ceremonia, pero lo importante es que todos se lo pasaron bien y disfrutaron. ¡Mi abuela de 84 años se marchó a la cama a las 5 de la mañana!"

Algún consejo para las parejas que preparan su boda: No os dejéis llevar por la vorágine de una boda. Haced lo que tengáis pensado y no lo que os digan. Tened en cuenta el presupuesto y regatead, que en esto de las bodas hay mucha 'jeta'.

Gracias por darme la oportunidad de colarme en vuestra boda. Para mi ha sido todo un placer descubrir cada detalle lleno de personalidad. Me habéis hecho descubrir que es posible mantener principios en cada aspecto de la vida, incluso el día de la boda. Laura de verdad que has hecho que vuestra crónica fuera muy fácil con tus correos tan detallados, así da gusto. ¡Os deseo toda la felicidad del mundo! 



Música de la boda: I will follow you in to the dark - Death Cab for Cutie / Aeroplane - Red Hot Chili Peppers / Me gusta tanto - Standstill / Música en directo de Pülsar

Fotografía Cmtz fotógrafos / Oficiante de la ceremonia Mamén Navarro / Ceremonia y banquete Hotel Monte Real / Vestido Whiteday by Jose María Peiró / Zapatos Emilio Badiola / Peluquería y Maquillaje Centro de Estética de Pilar Cano / Traje Confecciones Peramo / Floristería Flores Borealis 

No hay comentarios:

Publicar un comentario