27.4.15

Nuestro cuento

Ya os conté como encontramos la Posada Real del Pinar y a Félix FauraEstábamos ya a mediados de mayo y muchos de nuestros amigos y familiares aún no sabían que nos casábamos. Así que este fue el siguiente paso: dar la noticia.

Pensamos cómo hacerlo para que todos ellos se enterasen a la vez y se nos ocurrió mandar un vídeo por Whatsapp. Buscábamos algo original y que nos definiese, que no fuese demasiado pasteloso, pero que mostrase lo mucho que nos queremos. Dimos muuuchas vueltas, y finalmente una novia me recomendó usar un programa para elaborar un vídeo muy chulo. Me enseñó el suyo y ¡aluciné! Era perfecto.


Nos pusimos manos a la obra y en una tarde estaba listo. ¡Salió sólo!


Recuerdo que era sábado, el 17 de mayo, y que estábamos muchos de los amigos en el bar viendo el Barcelona-Atleti que decidía la liga. Nuestros amigos empezaron a verlo y les encantó.


Así que para lo que no lo hayáis visto, os animamos a darle al play. Esperamos que os guste.

Para los que ya lo habéis visto, podéis volver a verlo en pantalla grande.




21.4.15

Tartas originales (II)

¡Hola marineras! ¿Qué tal va la semana? Hacía ya varios meses que no publicaba una entrada dulce y hoy ha llegado el día. 

Las tartas nupciales han evolucionado mucho en los últimos años, personalizándose y elaborándose acorde al estilo del resto de la boda. Y se está rescatando la tradición del corte de tarta que parecía algo totalmente pasado de moda. Ahora lo dulce en las bodas es tendencia.








También podéis pasaros por la entrada Tartas originales que publiqué hace algunos meses. 

Además aquí os propongo algunos proveedores para elaborar vuestra tarta. Estoy segura de que crearán vuestra tarta ideal.

Fuente: Pinterest, podéis pasaros por el tablón de Tartas para verlas.

¿Con cuál de ellas os quedáis?

18.4.15

La boda de Sandra y Alberto

Hoy nos quedamos en Madrid para asistir a una boda muy invernal y llena de detalles preciosos. No podéis faltar a la boda de Sandra y Alberto.

Sandra y Alberto se casaron el 13 de diembre de 2014 en Madrid y esta fecha inspiró la temática de la boda, muy invernal con colores blanco y gris plata. La ceremonia tuvo lugar en la Iglesia de San Bernabé y después lo celebraron en el Palacio de la Misión que cuenta con cocina propia. Sergio Almarcha Gómez fue el encargado de la fotografía.

Las invitaciones fueron diseñadas por Sandra y las imprimieron en Easy Cards, fue un diseño muy invernal.

Sandra encontró su vestido en Aire Barcelona, un modelo único en color rosé ya que en la colección de 2015 sólo salió en color blanco y con alguna modificación, el modelo Azahar. Fue verlo en un maniquí y saber que era el suyo, no se probó más y no fue necesario ni retocarlo, ese mismo día se lo llevó. Amor a primera vista. Los zapatos fueron de Membur y el velo lo elaboró ella misma con tul de Pontejos.

Completó su look con una pulsera y pendientes de oro rosado y un perfume de Roberto Cavalli. Una amiga se encargó del peinado y ella misma del maquillaje.


El ramo era de claveles blancos muy juntos que hacía efecto de flor gigante, paniculata y broches de pedrería que compró en forma de copo de nieve. Se lo confeccionó la Floristería Jesán, y cubriendo los tallos llevaba un pañuelo hecho por su suegra de encaje de bolillos.


Alberto compró su traje en Valladolid, en la tienda de Jaime Valentín, un diseñador pucelano. También encontró allí sus zapatos, corbatín y gemelos. El prendido que eligió fue de paniculata.



Para colocar las alianzas eligieron un corazón de la tienda Casa y las arras fueron de la madre de Alberto. A la salida de la iglesia, junto con el arroz les tiraron confetti con la forma de copos de nieve que los novios habían preparado.






La celebración tuvo lugar en Palacio de la Misión, en la Casa de Campo. Es un lugar increíble, con cocina propia, donde vuestra boda será todo un acierto. 


Para que los invitados se lo pasaran bien prepararon un juego. Cada mesa tenia una canción: entre platos sonaban cachitos de canciones como la Macarena, Follow the leader... y tenían que bailar. Los ganadores se llevaron un premio.


La tarta la hizo Sandra y llevaba copos de nieve también. El candy bar, tenía unas lucecitas con copos igual que la zona del libro de firmas. El photocall de la boda también siguió la temática del invierno y era un paisaje nevado. 


Como detalle a los invitados entregaron unas tazas con bolsitas de chocolate caliente, decoradas por la novia: las de los hombres con un bigote y las de las mujeres con unos labios. Además entregaron chapas a todos los invitados.


Para el baile nupcial eligieron la preciosa canción Unchained Melody de la película Ghost.



"El día de nuestra boda pasó todo lo que era posible que pasara, pero con naturalidad y sobre todo con ganas y mucho amor, conseguimos disfrutar de todo, lo pasamos genial con nuestros invitados, y sin duda la época le dio un toque diferente y original. Un día que pasa volando, pero jamás olvidaremos."


"Quiero dar las gracias a todos los asistentes, porque sin ellos nada hubiera sido posible."

Algún consejo para las parejas que preparan su boda: Disfrutad de los preparativos, no tengáis miedo a que algo no salga cómo pensais y estad dispuestos a disfrutar ¡que ese día que pasa volando!

Ha sido un placer contar vuestra en el blog. Creo que supusteis sacar partido a la fecha de la boda y hacerlo el tema de una forma elegante y preciosa. Formáis una pareja preciosa, espero que vuestro amor sea eterno!


Música de la boda: BSO Gladiator / Canon de Pachelbel / Hallelujah - BSO Shrek / Marry you - Bruno Mars / My girl - The temptations / Unchained Melody - Ghost

Fotografía Sergio Almarcha Gómez /  Restaurante Palacio de la Misión /  Vestido Aire Barcelona / Zapatos Membur / Traje  Jaime Valentín / Floristería Jesán 

14.4.15

Félix Faura

¡Hola! ¿Qué tal va la semana? Llevaba algunos meses deseando publicar esta entrada y hoy por fin ha tocado. Para nosotros la elección del fotógrafo era uno de los aspectos más importantes de la boda (en mi caso, incluso más que el vestido, y no exagero) y os explicaré porqué. 

El tiempo medio de preparación de una boda es aproximadamente de un año. Un año lleno de búsquedas, de nervios, de alegrías, de algunas desilusiones... para que todo pase en un sólo día. Y después de ese día, ¿qué queda? Nuestros recuerdos, que con el tiempo irán borrándose. Por eso es importante tener unas buenas fotografías y un buen vídeo que al cabo de 30 años volvamos a ver y nos recuerden cada momento de ese día. Así que os podéis imaginar que no fue nada fácil encontrar quien se encargase de inmortalizar nuestro gran día. Pero iré por partes...

En mi cumpleaños de 2013 Carlos me regaló una cámara reflex y yo empecé a iniciarme en el mundo de la fotografía. Me encantaba hacer fotos por donde iba, pero nunca había manejado una cámara de este tipo, así que tuve que ponerme rápidamente al día.

Así, buscando y buscando inspiración, un día de pronto me encontré con el perfil de Félix Faura
en Facebook. Me fui a su página web y allí acabé de alucinar. Era exactamente el tipo de fotografía que tantas veces había imaginado para nuestra boda. Fotos con alma, con algo que atravesaba la pantalla;  hacía que algunas me arrancasen una sonrisa, una lágrima o me pusieran los pelos de punta sin ni siquiera conocer a sus protagonistas. Enseñé durante unos meses su página a Carlos e incluso a una amiga (¿verdad Erika?) para que ellos también vivieran tantas emociones.


Cuando llegó primavera de 2014, empezamos a preparar la boda y contactamos casi a la vez con restaurantes y fotógrafos para fijar una fecha. Con La Posada Real del Pinar fue amor a primera a primera vista, pero con el tema del fotógrafo no era así. Pedí cerca de 30 presupuestos en un mes y ninguno me convencía por una cosa o por otra: fotos demasiado posadas, fechas ocupadas, álbum clásico, web que no me convencían, el precio se nos iba... 

Una noche, un poco ya desesperada, hablando con Carlos le dije que yo lo que buscaba era algo como lo que hacía Félix Faura. Él  me preguntó que cuál era el problema, qué por qué no le escribía y yo empecé a decirle que estaba lejos, que seguro que ya tenía la fecha reservada, que sería carísimo, que nuestra boda no era especial... AAYY!! EXCUSAS.

A la mañana siguiente pensé: "¿Por qué no? Si es el que nos gusta, ¿por qué quedarme con la duda?". Le escribí y le conté nuestra historia: cómo nos conocimos, dónde nos casamos, quiénes somos. Fue al único al que le conté tantas cosas y con tanta sinceridad.

Su respuesta no se hizo esperar y desde la primera palabra sabía que había algo especial en él. Ahora ya no es el fotógrafo de la boda, yo le considero un amigo. Para los que no conozcáis a este pedazo de profesional os dejo una muestra de su trabajo. ¡Disfrutad!














¿Qué os parece? Y lo más importante, ¿qué sentís al ver sus fotos?

Si queréis ve más de su trabajo visitad su web www.felixfaura.com/.